El fotógrafo detrás de la cámara

Cada pareja de novios que conozco vienen a mí con una ilusión, nos sentamos para conversar sobre ellos, como se conocieron, como se enamoraron, cada historia es única pero la ilusión reflejo del amor es el mismo.
El día de la boda comienza para mí y mi equipo muy temprano, hacemos un conteo de los equipos alistados el día anterior, respiro hondo y salgo ilusionado a encontrar esa imagen definitiva, la foto perfecta que muestre el amor de dos personas. Todo el día detrás de mi cámara soy un testigo en primer plano, un artista eligiendo el mejor lente para determinada composición, un fotógrafo detrás de la cámara, que comienza como tal y termina como amigo.

- Kique Hermoza


Kique Hermoza